Los derechos de las personas con discapacidad han estado mermados a lo largo de la historia y, este tiempo, aunque se ha avanzado de forma significativa en los mismos, no ha sido el suficiente para situar a las personas con discapacidad en un equilibrio social en derechos y oportunidades.

Desde PREDIF siempre hemos ejercido nuestro papel de defensa de estos derechos, de reivindicarlos, de ponerlos sobre papel para que se lean y de levantar la voz para que se oigan, pero si algo hemos ratificado en este tiempo, es que las personas con gran discapacidad quieren “vivir de forma independiente y ser incluidos en la comunidad”, derecho reconocido en el artículo 19 de la convención de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de 2006. Esto supone un cambio de paradigma en la forma de concebir el modelo de vida de las personas con discapacidad, que no es otro que un modelo de vida independiente.

Partiendo de la desventaja que siempre han tenido las personas con discapacidad, desde PREDIF llevamos años trabajando para impulsar la figura profesional del/de la Asistente Personal, con el convencimiento de que es el medio que ofrece a las personas con discapacidad y/o en situación de dependencia su autodeterminación, inclusión, igualdad de oportunidades y mejora de su calidad de vida, permitiéndoles ejercer el pleno control de su vida.

La escasa incidencia y el desconocimiento generalizado en torno a la asistencia personal y la prestación que la reconoce como derecho, pone de manifiesto el largo camino que queda por recorrer en España para ser considerado como un derecho real y efectivo. Con estos antecedentes, no encontramos mejor título para nuestro III Congreso Internacional de Asistencia Personal que “Asistencia personal, por derecho”.

La preocupación porque se regule adecuadamente esta figura profesional, lleva al CERMI (Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad) a impulsar la creación de un grupo de trabajo de asistencia personal, que es presidido por PREDIF, y en el que están representadas todas las confederaciones. En el seno de este grupo se ha consensuado el documento de criterios comunes para garantizar la calidad de la prestación económica de asistencia personal en el Sistema para Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD), documento que se ha elevado a la comisión delegada del Consejo Territorial de Servicios Sociales y del Sistema para Autonomía y Atención a la Dependencia del IMSERSO.

Creemos que hay que mantener en la agenda política y social este tema, por eso desde PREDIF organizamos por tercer año consecutivo el Congreso Internacional de Asistencia Personal, que en esta ocasión sitúa en el centro de la diana a la asistencia personal como una cuestión de derecho, tratándose como un tema de actualidad que ocupa y preocupa, y sobre el que no hay que cejar en el empeño para que su implantación sea efectiva y su desarrollo atienda las necesidades de manera real.  Seguir hablando de la asistencia personal servirá no solo de análisis y reflexión, sino también de evidencia de una necesidad, la de la vida independiente, que está sujeta a la voluntad de quien gobierna, para que se torne en una atención real y efectiva.

Francisco Sardón Peláez

Presidente de PREDIF